Dimite de Ciudadanos el azote del PSOE en Huelva y deja a Arrimadas sin grupo en el Senado

La senadora María Ponce anuncia su baja del partido por discrepancias con la dirección y pasa al Grupo Mixto

22/06/2022 01:04

Nuevo golpe para Ciudadanos. La senadora por Huelva María Ponce ha anunciado hoy su baja del partido por discrepancias con la dirección, abandonando su adscripción a las filas naranjas dentro de la Cámara Alta e integrándose en el Grupo Mixto. La renuncia tendrá consecuencias importantes para la formación que dirige Inés Arrimadas, que perderá el grupo propio en el Senado al pasar a contar con menos de 6 senadores.

La marcha de Ponce es también un duro mazazo para Ciudadanos en términos políticos, ya que la senadora se había granjeado el reconocimiento de sus colegas a partir de sus sonados enfrentamientos con el PSOE, lo que le llevó a ser considerada el azote de los socialistas. Ponce ha anunciado su marcha del partido de Arrimadas haciendo pública una durísima carta en la que explica los motivos de su salida:

 

"Cuando me afilié a Ciudadanos, lo hice con la ilusión y el convencimiento de que un proyecto nuevo, alejado de la política tradicional, era imprescindible para mejorar este país. Aún lo creo. Como a tantos españoles, me atrajo el discurso de Albert Rivera, el sueño de una España unida, la igualdad de oportunidades para los andaluces y los onubenses, la lucha contra la corrupción... Fueron esos motivos los que me llevaron a dar el paso de militar por primera vez en mi vida en una formación política, y tener la oportunidad de representar a los onubenses reivindicando en las instituciones la inmensa deuda que las administraciones tienen con una tierra llena de oportunidades, de proyección y de talento.

Lamentablemente, en los últimos meses he visto cómo el giro de estrategia de Ciudadanos se ha traducido en una serie de errores que ni comparto ni considero que sean los de un partido con sus raíces de centro: la moción de censura que dinamitó el gobierno de Murcia, el apoyo a la reforma laboral de PSOE y Podemos, el ponerse inexplicablemente de perfil en mociones relativas a Memoria Democrática o a inversiones ferroviarias... Una deriva insensata que hizo que cada día me costase más identificarme con este proyecto político.

Pero ha habido dos puntos de inflexión que me han hecho cuestionarme si realmente quería seguir perteneciendo a un partido que tomaba este camino: el voto a favor de la conocida como Ley del "sí es sí" en el Congreso y la campaña electoral andaluza desorganizada y a la desesperada, donde parecía que Ciudadanos se transformaba en un partido nacionalista o andalucista, perdiendo su identidad como formación política; han marcado un antes y un después para mí.

Por todo ello, el pasado 14 de junio formalicé de manera irrevocable mi baja como afiliada de Ciudadanos, un hecho que hoy hago público y que he querido reservar con discreción durante estos días para que la noticia no interfiriera en el devenir de la campaña electoral en Andalucía. Ha sido una decisión meditada y reflexionada, que he tomado por coherencia personal, política y en lealtad a los principios y al programa que Ciudadanos prometió cumplir y que he visto defenestrar de manera irremediable.

Ya en enero renuncié a formar parte del Comité Provincial y del Autonómico, denunciando a nivel interno situaciones que no sólo no se han querido solucionar, sino que se han agravado: los 'bandazos', la falta de autocrítica de su dirección, el abandono a afiliados y cargos institucionales, especialmente concejales... La nueva ejecutiva de Ciudadanos ha traspasado líneas rojas que me niego a respaldar como afiliada, tomando decisiones de espaldas a órganos territoriales y afilados, traicionando principios fundamentales de este proyecto y convirtiéndose exactamente en aquello que vinimos a combatir.

Ya no reconozco al partido al que con tanta ilusión me afilié. Sigo manteniendo firmes mis principios, que son inquebrantables. Por eso, mantendré mi compromiso hasta el final, siendo leal a quienes me dieron su confianza en las instituciones. Lo haré como hasta ahora: votando en conciencia, con transparencia y sin complejos, cumpliendo con mis responsabilidades y con los compromisos adquiridos con los onubenses y con los distintos colectivos con quienes he trabajado estrechamente.

Quiero que mis últimas palabras sean para todos los profesionales y compañeros que he conocido a lo largo de estos intensos años, muchos de los cuales ya puedo contar entre mis amigos. Siempre encontrarán en mí la misma lealtad, apoyo y cariño que he recibido de ellos. Es un honor haber coincidido con ellos en este proyecto que me llevó por Huelva, Andalucía y España con un firme compromiso que nunca alteraré: la libertad y la igualdad.

Muchas gracias a todos".