Los escándalos destapados por EDATV que dieron la puntilla a Juan Marín

El líder de Ciudadanos anuncia su dimisión tras haber llevado al partido a su desaparición en Andalucía

20/06/2022 12:13

Juan Marín, ex vicepresidente de la Junta andaluza, ha anunciado que el lunes presentará su dimisión como coordinador de Cs en Andalucía ante la Comisión Ejecutiva del partido. El anuncio de Marín se ha producido este domingo durante la comparecencia de prensa en la que valoraba los resultados de Cs, que ha pasado de 21 escaños y la vicepresidencia en 2018 a quedar sin representación parlamentaria en los comicios del 19-J. Marín asumió ante los medios que era "el máximo responsable del resultado" y reconoció que en la política hay que "entrar con dignidad y marcharse con dignidad".

Tal y como ha estado publicando este medio, la actividad política de Juan Marín no siempre ha estado acompañada de la dignidad a la que ha aludido en su intervención, con polémicas como el abandono de su esposa por una compañera de partido, Rosa Hernández, a quien dio plenos poderes en la Junta y en el organigrama de Cs en Andalucía. Juan Marín, además, creó a la medida de Hernández un puesto de alto cargo hasta entonces inexistente. También buscó una solución igualmente discutible para la situación laboral de Adela Jiménez Roldán, una prima de su amante. Marín realizó una purga política de cargos en el Instituto Andaluz de la Juventud para colocar a Jiménez, a pesar de tener una sentencia condenatoria por morosa.

Otro escándalo en el que implicó Marín a su familia fue el enchufe de su su cuñado, Manolo Buzón, como asesor en la Junta. El cuñado de Marín, con quien le une una gran amistad, pasó de regentar una tienda de ordenadores en Sanlúcar de Barrameda a convertirse en un alto cargo de la Junta sin tener siquiera estudios superiores.

La ética de Juan Marín también quedó en entredicho por escándalos tales como la renuncia pública al coche oficial de la junta que le correspondía para después alquilar discretamente un coche, una plaza de garaje y contratar un chófer con cargo a la subvención del partido. Del mismo modo, Marín trató de cargar a la subvención del partido un sobresueldo de 1.500 euros, porque el salario de vicepresidente le parecía escaso, pero la artimaña fue detectada por los interventores del parlamento andaluz.