El Parlamento de Andalucía exigió a Marín que justificase su sobresueldo irregular y él se negó

El candidato de Ciudadanos alegó que el dinero fue a parar a dietas y que los justificantes se le habían "extraviado"

17/06/2022 11:30

Los candidatos a presidir la Junta de Andalucía han pisado el acelerador al final de la campaña electoral: Macarena Olona generando entusiasmo en sus actos públicos, Juanma Moreno aumentando las incógnitas sobre sus acuerdos post electorales, Juan Espadas halagando ex presidentes del PSOE condenados por robar dinero de los parados, y Teresa Rodríguez instalada en el esperpento con sus permisos remunerados para cuidar mascotas enfermas. En el furgón de cola de la intención de voto figura Juan Marín: ante la inminente desaparición de su partido en Andalucía, se dedicó a grabar vídeos sobre torrijas y a acallar escándalos, como el del sobresueldo de 1.500 euros que se negó a justificar hace ya un par de años.

El 14 de agosto de 2019 se efectuó el primer pago de 1.500 euros en concepto de gastos de representación. Sin embargo de la Intervención del Parlamento descubrió en una auditoría que Marín había ocultado la existencia del pago a la dirección del grupo parlamentario de Andalucía y a los interventores de la Junta. Juan Marín jamás llegó a justificar el destino del dinero, ni aportar facturas o liquidación de los fondos porque, según él, los justificantes se extraviaron.

La Intervención de la Cámara advirtió al grupo parlamentario Cs sobre el pago sin justificar: "Desde esta coordinación se advierte a los intervinientes que todo pago a cargo de la subvención que sostiene al Grupo Parlamentario debe sostenerse con factura o liquidación de gastos que lo justifique", rezaba un comunicado interno. El responsable del grupo parlamentario Cs, Sergio Romero, constató la irregularidad y se negó a continuar con las siguientes transferencias.

El grupo Cs llegó a un acuerdo con Intervención para evitar el bochorno de Juan Marín al devolver el dinero recibido al erario -una situación que podía dinamitar la legislatura- . Juan Marín debía alegar por escrito que "dicho importe le fue transferido por el Grupo en concepto de dietas y que los justificantes habían sido extraviados" y que era un pago en concepto de dietas y desplazamientos como presidente del grupo parlamentario. Por su parte, la administración autonómica detraería los 1.500 euros de la subvención que percibe el grupo.

A las polémicas generadas por Marín, como lo casos que reveló la prensa de enchufismo y gastos innecesarios de dinero público, se ha sumado ahora el sobresueldo opaco, aprobado por la cúpula del partido, que debería cubrir las exigencias económicas de Marín. El entonces vicepresidente llegó a afirmar que perdía dinero con su salario como alto cargo de la Junta de Andalucía, y cada mes tenía que aportar entre 500 y 600 euros de su bolsillo.