El ilegal de El Ejido que trabaja en B y dice cobrar 2.000 euros en ayudas del Ayuntamiento de Las Palmas

Pese a ello, el joven magrebí no duda en lamentar ante el micro de EDATV las estrecheces económicas que sufre

16/06/2022 01:18

En el seguimiento de la campaña electoral andaluza por EDATV, la retransmisión del mitin de Vox celebrado ayer en El Ejido contó con el aliciente de entrevistas realizadas por los reporteros para conocer el pulso de la calle. Entre las opiniones recabadas por Javier Negre destacó la conversación mantenida con un inmigrante sin papeles. El inmigrante afirmó que era residente en la localidad almeriense, pero a la vez cobraba 2.000 euros mensuales en ayudas sociales. Preguntado por la procedencia de dicha paga, dijo: "Las Palmas", en alusión al Ayuntamiento de la capital de Gran Canaria. "La familia, no hay dinero, no hay nada", añadió el entrevistado para indicar que pasaba estrecheces económicas. Finalmente terminó reconociendo que no tiene papeles y que además trabaja en El Ejido de panadero cobrando en B.

La localidad almeriense de El Ejido, reconocida como "la huerta de Europa" cuenta con una gran población inmigrante, en su mayoría de origen africano, que trabaja en el sector primario. De esa población, un porcentaje es ilegal y trabaja en precario en la economía sumergida -para empresarios sin escrúpulos nacionales y también de origen extranjero-.

El Ejido posee gran simbolismo para Vox, porque fue la fuerza más votada en las pasadas elecciones andaluzas de 2018 en un municipio centrado en la actividad agrícola, con un 30% de la población inmigrante y un feudo gobernado por el PP, casi sin interrupción, desde 1991. Sin embargo, en los comicios autonómicos Vox obtuvo 7.377 votos de ciudadanos que consideraban la validez de las propuestas de la formación de Santiago Abascal, centradas en lograr el progreso económico de la población, proteger el sector primario, aumentar la seguridad en los barrios y fomentar una inmigración legal y regulada frente a la ilegal y descontrolada.

El líder de Vox recordó en su mitin de la plaza de las Flores de ayer el estallido social de febrero de 2000 en El Ejido, protagonizado por los vecinos ante el abandono de las autoridades tras los asesinatos de una joven y dos agricultores, en poco más de una semana, por parte de inmigrantes.