Marín se gastó casi 100.000 euros de Ciudadanos en un coche con chófer tras renunciar al oficial públicamente

Usó la subvención de su partido para pagar un renting después de prometer austeridad y criticar los "privilegios"

16/06/2022 08:58

La renuncia a los privilegios de un cargo, de forma ostentosa y publicitada ante la población, es una conocida triquiñuela política. Existen políticos que cumplen lo prometido a sus votantes, pero las exhibiciones de austeridad suelen tener fecha de caducidad, cuando termina la campaña de autobombo y el personaje retoma el privilegio al que renunció. Ese fue el caso de Juan Marín, todavía vicepresidente de la Junta de Andalucía y candidato de Ciudadanos a presidir la comunidad. Varios medios se hicieron eco en su día -incluso con pruebas documentales- de que Juan Marín, tras renunciar públicamente en 2015 al coche oficial que le ofrecían por considerarlo un "privilegio", terminó cargando a su partido más de 90.000 euros en concepto de alquiler de un coche, una plaza de garaje y la contratación de un chófer en la localidad en la que residía, Sanlúcar de Barrameda.

Marín tenía derecho a un coche oficial por su condición de portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos en Andalucía, pero decidió renunciar al vehículo, que fue subastado en julio de ese año por el Parlamento tras un anuncio rimbombante de Cs a través de las redes sociales. Sin embargo, la austeridad de Marín acabó pronto: el informe de cuenta anuales del partido reveló que en marzo de 2016 el grupo parlamentario de Cs arrendó por 4 años Seat León ST 2.0 por 22.844,64 euros, a razón de 538,43 euros mensuales.

Los gastos de Juan Marín no terminaron con el renting del coche: para el estacionamiento del vehículo, el grupo parlamentario contrató una plaza de garaje en Sanlúcar durante 30 meses por un total de 2.359,5 euros. Cabe resaltar que el Seat León arrendado para Marín estuvo aparcado durante el tiempo que duró el renting en el parking del Parlamento andaluz y ningún miembro del grupo lo usó, salvo el propio Marín para sus viajes entre Sanlúcar y Sevilla. Por último, el grupo parlamentario contrató un chófer residente en el municipio gaditano por 18.000 euros brutos anuales: como el chófer trabajó 3 años, cobró alrededor de 65.000 euros a los que sumar su Seguridad Social, el finiquito de 1.148 euros y el despido de 3.458 euros.

Juan Marín jamás ahorró dinero, sólo eligió un camino diferente para gastarlo: si bien renunció al coste de dinero público que implica un coche oficial con chófer, en realidad gastó durante la pasada legislatura más de 90.000 euros de la subvención pública correspondiente a su grupo parlamentario en el renting, el chófer y el parking de un coche "oficioso".

La historia cambió a partir de 2019, cuando Marín fue nombrado vicepresidente y entonces sí aceptó el coche oficial con chófer. La formación naranja, sin embargo, siguió pagando el renting del Seat León hasta la finalización del contrato del mismo, en marzo de 2020, pese a que nadie lo estuvo usando. De esta manera, Ciudadanos tuvo que hacerse cargo durante más de un año del coste -cercano a los 7.000 euros- de un vehículo que estuvo inmovilizado en el garaje del Parlamento andaluz. Todo gracias a la austeridad de Marín.