El pacto secreto de Juanma Moreno con la presidenta del PP de Sevilla colocada por García Egea

El partido ha colocado a Virginia Pérez en un puesto de salida en las listas a cambio de una importante renuncia

13/05/2022 11:50

Las tensiones entre la anterior dirección de Génova, liderada por Pablo Casado, y el PP andaluz continúan teniendo eco en la actualidad. La obsesión de Teodoro García Egea por controlar el partido desde las direcciones provinciales provocó hace más de un año un enfrentamiento directo con Juanma Moreno y Elías Bendodo en Andalucía, que reivindicaban tener voz y voto en los bailes de nombres que afectaban a su territorio. La batalla más cruenta de esta guerra tuvo como escenario Sevilla y como protagonista principal a Virginia Pérez, candidata oficial de Génova a la presidencia del PP en el territorio hispalense que terminó imponiéndose en el congreso provincial en contra de la voluntad del presidente andaluz, que había apostado por otro candidato.

García Egea ganó aquel pulso, pero los puentes entre la cúpula nacional y la dirección andaluza terminaron de saltar por los aires. La posterior caída en desgracia de Casado cambió por completo el paso a Virginia Pérez, que no solo se quedó sin protección, también vio cómo Juanma Moreno -su principal detractor- ganaba peso en Madrid tras el ascenso de Alberto Núñez Feijóo. Tal y como ha podido saber este medio, el PP de Sevilla está dinamitado por las tensiones internas derivadas de la nueva situación y eso ha motivado que el propio Juanma Moreno se haya acercado a su presidenta y le haya propuesto un pacto para dar solución a un escenario que se ha vuelto insostenible para todas las partes.

En virtud de dicho acuerdo, Virginia Pérez presentará su dimisión como presidenta del PP de Sevilla después del verano y a cambio irá como número tres en las listas de la provincia al parlamento andaluz. De esta manera, se asegurará un asiento en la nueva bancada 'popular' que surgirá tras las elecciones del 19 de junio y dejará pista libre a Juanma Moreno para que pueda reinstaurar la paz social en una provincia clave para el partido. La idea pasa porque Virginia Pérez haga pública su renuncia y convoque un congreso provincial extraordinario a la vuelta de vacaciones, que servirá para aupar a la presidencia del PP sevillano a un candidato de consenso que cuente con el aval de la cúpula de Andalucía.

Cabe recordar que Juanma Moreno ha laminado cualquier vestigio de 'casadismo' en los cabezas de cartel para las elecciones al parlamento andaluz. Entre los nueve primeros espadas designados por la dirección popular en las provincias sólo hay una persona que podría ser considerada 'casadista': Juan Bravo, consejero de Economía, aunque ya a las órdenes del PP andaluz. Bravo, consciente de su pasado y de las tensiones surgidas en Andalucía tras la injerencia de Génova, apostó por mantener una buena relación con Moreno y con el consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo.