¿Por qué han liberado al marroquí de la violación grupal de La Malagueta?

El juez lo pone en la calle pese a su largo historial delictivo y la orden de expulsión que pesa sobre él

12/05/2022 07:21

Los terribles hechos que tuvieron lugar en la madrugada del pasado lunes en la playa de La Malagueta (Málaga), cuando tres marroquíes violaron a una joven tras salir de un local de copas, han colmado de indignación a todo el país. Pero la inesperada decisión que adoptó ayer el Juzgado de Instrucción número 8 de Málaga tras dejar en libertad a uno de los detenidos no ha hecho sino encender aún más los ánimos de una opinión pública que no logra explicarse las razones que la han podido motivar.

¿Por qué el juez ha dictado prisión provisional solo para dos de los presuntos violadores? El tercero, que ya campa a sus anchas por las calles como cualquier ciudadano, tiene 19 años y un largo historial de antecedentes delictivos en España. También pesa sobre él una orden de expulsión hacia Marruecos, su país de origen. No obstante, las autoridades han considerado que no participó activamente en la violación ya que solo se encargó de vigilar que no pasara nadie que pudiera descubrir a sus compañeros, además de robarle el bolso a la víctima.

Han sido varios los líderes políticos que han criticado la decisión de que este supuesto encubridor esté en libertad y por medio de las redes sociales han expresado su enfado con tuits que afirmaban, por ejemplo: "no participó porque no estaba con los pantalones bajados" o "basta ya de impunidad ante los criminales".

Incluso el líder de Vox, Santiago Abascal, se ha referido al suceso a través de Twitter de la siguiente manera: "Estas barbaridades no ocurren porque sí. Las hacen posibles las políticas de puertas abiertas, las leyes blandas que protegen a los criminales y el consenso en favor de la inmigración ilegal. Todos son responsables y deberían pagar. Para defender a las mujeres solo queda VOX".

Cabe destacar que el presunto violador que ha sido puesto en libertad tiene delitos de robo con violencia y agresiones varias. El individuo no ha podido ser deportado a Marruecos aún por un problema fronterizo, según alegan diversas fuentes, aunque la orden de su expulsión sigue vigente.