Olona fulmina a Bolaños: "El responsable del móvil de Sánchez era usted"

Vito Quiles

11/05/2022 02:40
La sesión de control al Gobierno que tenía lugar este miércoles en el Congreso de los Diputados no iba a ser como cualquier otra. Un ambiente de zozobra, crispación e impaciencia azota a millones de españoles a diario cuando escuchan en la radio o desde sus televisiones las últimas fechorías perpetradas por el Ejecutivo, que habitualmente actúa en contra de los intereses generales.

Le tocaba a Macarena Olona asumir esa responsabilidad. La de exigirle al Gobierno que de cuentas de los últimos acontecimientos que han puesto en jaque la seguridad nacional de todo un país y la confianza de los españoles en el Centro Nacional de Inteligencia. Pues en solo 48 horas, el Gobierno de la nación había entregado la cabeza de la directora del CNI, Paz Esteban, a sus socios separatistas, había alertado del espionaje con Pegasus a los teléfonos móviles de más ministros y había cuestionado la actuación de un organismo tan importante como es el CNI.

Olona ha sido la encargada de preguntar al ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, si era el responsable de velar por la seguridad del teléfono del presidente, Pedro Sánchez, tras haber revelado el Gobierno que fue espiado a través del sistema 'Pegasus'.

Sin embargo, Bolaños le ha replicado desviando la atención sobre este tan grave asunto, que le sorprendía que aún estuviese en el Congreso y no terminara de dar el paso en Andalucía, sugiriendo si no está convencida de que le vaya a ir bien y si va a hacer "un Edmundo Bal", según sus palabras, volver al escaño si no obtiene un buen resultado en las elecciones andaluzas. "¿No será la ultraderechita cobarde?", ha preguntado el ministro.

Desde la formación de Santiago Abascal, insisten en que Olona se centrará en Andalucía una vez que empiece la campaña y, mientras, Bolaños tendrá que seguir aguantando sus "rapapolvos".

La secretaria general del partido conservador le ha recriminado su dejación de responsabilidades y la falta de compromiso mostrada con la vigilancia del teléfono móvil del presidente, yéndose a comer a una marisquería de Barcelona con el dinero de todos los españoles y evitando el control de los separatistas catalanes en última reunión que tuvieron.