Bono comunicó en persona a Marruecos el nombramiento de la nueva directora del CNI

El exministro de Defensa mantuvo una reunión en el día de ayer con la embajadora marroquí en España, Karima Benyaich, para actualizar la situación del CNI

11/05/2022 02:36
El exministro de Defensa, José Bono, ha mantenido este martes un encuentro con la embajadora marroquí en España, Karima Benyaich, en su residencia lujosa madrileña de Miraflores para trasladar en persona a Marruecos la destitución de Paz Esteban como directora del CNI y el nombramiento de la que fuera secretaria general del organismo durante la etapa de Bono como ministro y responsable político del CNI, Esperanza Casteleiro, en 2004. 

Casteleiro y Bono mantienen una estrecha amistad desde entonces y ahí podría estar la razón de fondo del socialista manchego para aproximarse a las autoridades marroquíes. Además, acrecienta las sospechas sobre el viraje de la política de Pedro Sánchez respecto al país vecino justo poco antes del escándalo del espionaje Pegasus y, aún a pesar de contar con el rechazo mayoritario del Congreso.

Otro indicio llamativo es que Bono ha estado precisamente este fin de semana en Marruecos donde, mantuvo encuentros con medios de comunicación como ?Le 360?, un periódico digital conocido en el país alauita por su cercanía a los servicios secretos.

En dicha entrevista, Bono aseguró que ?era totalmente irresponsable culpar a Marruecos de estar detrás del espionaje al gobierno español a través de Pegasus?. En la misma publicación, la embajadora marroquí realizó hace un año acusaciones fuertes hacia nuestro país.

El acaudalado político ha mantenido estrechas relaciones con Marruecos en los últimos años, pues no hay que olvidar su pasado prosaharaui, pero no dejan de ser llamativos sus últimos desplazamientos al país vecino, sobre todo tras la crisis de Ceuta el pasado año. De hecho, fuentes socialistas apuntan a que Bono ha tratado de ser un intermediario entre el Gobierno de Pedro Sánchez y la administración marroquí. 

Otras fuentes aseguran que detrás de su constante acercamiento al vecino del sur obedece puramente a cuestiones económicas y empresariales. Para ello, se apoya constantemente en el embajador de España en Marruecos y en la consejera de Educación en la representación española ante Rabat, la exministra socialista de Vivienda, María Antonia Trujillo, compañera también de Bono en el gobierno de Rodríguez Zapatero.

Sus vínculos con el mundo empresarial abarcan a empresas relevantes del Ibex35, como Iberdrola, donde Bono ha enchufado a una de sus hijas y a su exjefe de prensa. El sector armamentístico es otra de las industrias donde el exdirigente socialista tiene intereses personales y trata de extender hacia otros mercados.

Por lo que se refiere a la embajadora de Marruecos, que presume de su relación directa con el monarca marroquí, se sabe que lleva una semana intensa de reuniones con la vieja guardia socialista a la luz del escándalo Pegasus encaminadas a recuperar sus relaciones y desmintiendo cualquier relación de las escuchas telefónicas con su país.