La lujosa espera de la líder proetarra en la sala VIP de la T4

Mertxe Aizpurua, que enarbola la bandera de la lucha obrera en el Congreso, goza de los espacios más exclusivos del aeropuerto de Madrid

06/05/2022 09:31

El tiempo es capaz de romper los esquemas fijos de incluso los revolucionarios más radicales de la izquierda totalitaria. Y si no que se lo pregunten a Mertxe Aizpurua, la portavoz de EH Bildu en el Congreso de los Diputados, que disfruta como pocos de las comodidades que ofrece la vida política. Ayer, sin ir más lejos, se dejaba ver como una 'celebrity' en una de las salas VIP de la Terminal 4 del aeropuerto de Madrid antes de tomar su vuelo con destino a Bilbao. Espacios exclusivos y atenciones de primera clase para amenizar la espera de una figura que se arroga la lucha en favor de los sectores menos privilegiados.

De hecho, sus discursos en el hemiciclo reivindicando los derechos de trabajadores, autónomos y pensionista desfavorecidos se han convertido en una máxima durante la legislatura. También lo fue su defensa a ultranza de la derogación de la reforma laboral y las presiones posteriores a Sánchez para materializarla cuanto antes. "Cuando la izquierda no cumple pierde credibilidad y eso es fatal", llegó a afirmar hace unos meses. Sentencias lapidarias que parecen evaporarse a la hora de pisar las lujosas moquetas de los aeropuertos bajo su condición de diputada.

Aún más atrás parecen quedar los tiempos en los que Aizpurua enarbolaba los ideales marxista-leninistas desde las páginas del semanario Punto y Hora, un panfleto propagandístico del que fue directora en los años 80 y que había sido comprado previamente por la banda terrorista ETA. A este respecto, cabe recordar que la portavoz abertzale fue condenada en 1984 por la Audiencia Nacional a un año de prisión, donde no ingresó, y a otro de inhabilitación por un delito de enaltecimiento del terrorismo. La Justicia consideró que Aizpurua había publicado un editorial y una entrevista al hermano de un etarra que constituían "una proclama en defensa de la lucha de la organización armada y un homenaje a sus militantes".

En 1986, la Guardia Civil golpeó el entramado financiero de la banda con la operación Sokoa; y entre la documentación incautada figuraban recibos de la revista Punto y Hora por un total de 14.693.000 pesetas. Aizpurua también fue fundadora y directora del diario separatista Gara y biógrafa del cabecilla etarra Argala, primo hermano suyo.