Seis marroquíes dan una paliza a un joven en la estación de autobuses de Gran Canaria para robarle

Los agresores son delincuentes multirreincidentes que entraron ilegalmente en España hace un año

17/01/2022 12:46

La Policía Nacional ha detenido a seis marroquíes por un robo con violencia en la estación de guaguas de San Telmo, en Las Palmas de Gran Canaria. Los marroquíes, con edades entre 20 y 30 años, están en situación ilegal en España y tienen antecedentes policiales por delitos violentos similares.

Las detenciones se produjeron el pasado jueves a las 17:00 tras el aviso a la Policía Nacional de un testigo de la agresión. Los agentes encontraron a un joven sangrando en baño de la estación de San Telmo tras sufrir un robo con violencia. El joven necesitó que lo trasladaran a un centro de salud cercano para recibir atención médica por las heridas sangrantes que presentaba.

El herido y un amigo que le acompañaba relataron a los agentes cómo seis marroquíes se acercaron a ellos con la excusa de pedir tabaco y de repente comenzaron a golpear a la víctima para robarle una riñonera. Mientras parte del grupo perpetraba la agresión, los demás amenazaban al acompañante con una navaja para que no interviniera. La riñonera robada se les cayó a los marroquíes durante su huida de la estación.

Gracias a la descripción aportada de los atacantes, los agentes informaron a las patrullas de la zona y se pudo localizar a uno de ellos en las inmediaciones de la calle Pilarillo Seco y a los otros cinco en la calle Viera y Clavijo. Durante las detenciones, dos de los marroquíes ofrecieron resistencia violenta y lesionaron a uno de los policías que tuvieron que intervenir.

Los seis detenidos llegaron a Canarias en patera hace algo más de un año y cuatro de ellos eran menas en el momento de entrar ilegalmente en España, donde han cumplido la mayoría de edad. Todos los asaltantes han sido puestos a disposición Judicial.

A lo largo de ese mismo jueves se denunciaron otros dos robos de teléfonos móviles en las estaciones de guaguas de Pérez Galdós y San Telmo por parte de delincuentes de origen magrebí.

La delincuencia ejercida por inmigrantes ilegales que actúan en grupo no deja de asolar a la isla y lugares como la estación de autobuses se han convertido en puntos calientes.